Paulino, el Herrador.

De aldea en aldea...
26/10/11
Jose de Miguel Pérez
1.317
1

 

Hace ocho días que se fue para siempre Paulino el herrador. Se le dio tierra en el cementerio del Villar del Río, justo al lado de las aguas de un joven Cidacos , que por estas latitudes anda más solo que la una y cuyo susurro y sus cuitas ya no las escucha ni Dios. Paulino, “el machaclavos”, como le llamaba el Tío Gerardo, el “alguacil”, era el paradigma de hombre de una sociedad rural cuyos valores y perspectivas estamos perdiendo o ya se han perdido por completo. Hombre de fina ironía, humor respetuoso, palabra justa y acertada,  Paulino siempre tenía una sonrisa que esbozaba y ofrecía a todo aquel con el que se encontraba, al igual que el “chascarrillo”, que con atinado verbo, te obsequiaba de vez en cuando para que le dieses a la sesera. Cierto que no lo conocí en profundidad, pero de las veces que mantuve conversación, siempre saqué conclusiones o aprendí algo nuevo; también he de decir que alguna vez me la metió doblada. Paulino tuvo, no sé si la suerte o la desgracia, de ver como iban cayendo todos los de su cuadrilla a medida que los vientos soplaban y  los tiempos al ritmo del tic tac de la vida iban llenando el capazo de años  hasta decir basta. Tiene que ser duro pero es ley de vida. Muchas han sido las veces que tuvo que cambiar de pareja para mantener su prestigio en el guiñote o en el tute y elevar a una máxima eso de “ la partida es sagrada”.

15 de octubre

De aldea en aldea...
19/10/11
Jose de Miguel Pérez
1.023
0

¡ Estos políticos, no nos representan! ; ¡Le llaman democracia, y no lo es!  son algunas de las consignas, que a modo de   himno,  se corearon en el particular vía crucis que se desarrolló por las calles céntricas de Soria con motivo del  15 de Octubre, día, que además de festejar a Santa Teresa, la mística, millares de indignados de todo el mundo, señalaron en el calendario como punto de partida para reivindicar un nuevo modelo de sociedad más justo y por ende,  más equitativo. La mañana  de este sábado de octubre averaniegado  acompañó, en cuanto a lo meteorológico, a una comitiva integrada por gentes de todas las clases y edades  que  cargaban con la losa de la resignación a las espaldas y  con el derecho fundamental de la pataleta ejercido como establece las reglas del juego, con lirismo político. La procesión acabó, como suele ser habitual, frente a la subdelegación de gobierno, inundando la calle Alfonso VIII de gentes, al igual que antaño, por estas mismas fechas, los rebaños de ovejas tomaban carretera y manta en busca de los pastos de la invernada. No les quedaba otro remedio.

Novatadas

De aldea en aldea...
12/10/11
Jose de Miguel Pérez
1.090
0

Estamos en Octubre. La hoja empieza a caerse, el día acorta, comienza el letargo, y después de los “ Pilares”, nos metemos en harina afrontando el último trimestre del año. También es en Octubre cuando comienza en serio el curso universitario.  Ah… , la Universidad, esa institución que rebosa sapiencia por los cuatro costados y es la forjadora de un sinfín de profesionales, mentes pensantes, prohombres, promujeres y un montón de  desempleados con título. Todo un privilegio para este país que adora, cual vellón de oro, a la titulitis. En relación con esto voy a contarles una batallita. Hace unos años , el final de los ochenta, comencé mi periplo en la universidad. Durante los dos primeros años estuve de residente en un colegio mayor de Pucela, donde se respiraba cierto ambiente libertario y que en algunas ocasiones se podían encontrar escenas reales de Sodoma y Gomorra. Lo cierto es que durante el tiempo que estuve de residente disfruté demasiado del espíritu universitario que no tanto de la universidad. Cierto es que los primeros quince días fueron un tanto duros por el arraigo que la “ institución” profesaba a las novatadas. No me he duchado tanto en mi vida.

Los viejos Rockeros nunca mueren

De aldea en aldea...
5/10/11
José Ángel de Miguel
1.116
0

Los viejos rockeros nunca mueren. Así se pudo constatar el pasado lunes en la Plaza Mayor de Soria con motivo de la celebración del concierto de Barón Rojo, la banda de los hermanos De Castro, que junto a nuestra Banda Municipal de música ofrecieron un concierto de Rock “sinfónico”, que a tenor de la respuesta del gentío, encandiló al personal. Un maridaje, cuanto menos curioso, que atestó la plaza hasta la bandera de todo tipo de público: No faltaron los incondicionales de toda la vida, con sus chupas de cuero y sus camisetas de treinta años peinando canas; los fervorosos seguidores de la Banda Municipal, que lo mismo le da, le da lo mismo, allí donde la Banda toque allí se presentan; la muchachada joven que se ha enganchado a la propuesta de los Barón, al considerarlos un clásico y un grupo de referencia; y un montón de gente, que como la cosa era gratis y no había otra cosa, hasta la hora de cenar, era una buena propuesta para hacer tiempo.

Gallofas

De aldea en aldea...
28/9/11
José Ángel de Miguel
1.149
0

He de confesar que soy un fervoroso seguidor del programa “Un  País para comérselo”. De hecho es de lo poco que veo en la televisión. De una manera cercana, el tándem Echanove –Arias, nos aproxima  a territorios, tradiciones, fogones y  viandas que sirven de elemento básico para crear una cultura. Muchos envidian a los televisivos por el uso que hacen del paladar. Yo, no. También es cierto que por mi condición de Soplagaitas me ha tocado, y me tocará, catar suculentos manjares que se presentan en calderetas, parrilladas, paelladas y en especial las Gallofas. Todo un privilegio. Como digo,  estas últimas no tienen que envidiar en nada a los mejores manteles y a los más exquisitos figones. Desnaturalizadas  las Gallofas de su principal objetivo, recoger dinero, limosna, aguinaldos  para hacer frente a los costes de la fiesta a cargo de los mozos, hoy , la mayoría se han convertido en actos de confraternización y comunión en donde la palabra Pueblo se hace propia y se eleva a los altares del arraigo. 

Panes, pepinillos y alguna que otra guindilla

De aldea en aldea...
21/9/11
José Ángel de Miguel Pérez
1.233
0

Hace mucho tiempo, cuando llegaba la hora del recreo, salíamos a eso de las once la mañana, a comprarnos un bollo de pan con un pepinillo de los gordos. El total de la comanda, doce pesetas. Otras veces la vitualla era sustituida por una picante guindilla, gruesa como un pulgar, a la que antes de hincarle el diente, absorbíamos con fruición obsesiva el vinagre de la conserva. Entonces, la Plaza de Bernardo Robles, anteriormente llamada de Teatinos, conocida comúnmente como La Plaza de Abastos, era un hervidero donde se cocía el mercadeo autárquico que servía de despensa a los Sorianos. Los chiquillos de los tres colegios que circundaban la plaza, La Presentación, El San Saturio, y Los Franciscanos, nos confundíamos entre las gentes, que con sus idas y venidas, marcaban el pulso de  una ciudad de provincias. Era la época en el que los abastos se elevaban a categoría de provisión de primera necesidad y cuyo suministro se monopolizaba prácticamente bajo la supervisión y responsabilidad del Ayuntamiento. 

Raseros

De aldea en aldea...
14/9/11
José Ángel de Miguel
1.206
0

Todo viene a cuento de la acampada “ilegal” del pantano el pasado mes de agosto. Se ha escrito y se ha dicho mucho al respecto. A las administraciones competentes, no sin razón, les  ha caído palos por todos los flancos. El ciudadano de a pie ha visto como su honor se ha visto mancillado por unos poderes públicos que han preferido mirar para otro lado y utilizar una vara de medir bien distinta a la que viene sellada en los manuales de convivencia, y  por otro lado, los campistas no eran precisamente el tipo de gente a confraternizar con el  Sorianopitecus dominante por estas tierras ¿ Se habría montado tal revuelo, si la acampada hubiera sido fruto del encuentro mundial de beatos y beatas rezando rosarios a tutiplén y a todo trapo? Probablemente no. El caso es que el paisano no pasa por que se apliquen dobles raseros para medir hechos similares. “ ¡ Qué afrenta, qué provocación, qué agravio! , nos multan por coger musgo para el Belen , o por coger manzanilla , y a estos perroflautas , con las pintas que llevan , les doran la píldora” Palabras textuales, voz en grito, de un prejubilado disfrutando de un lunes al sol, en la dehesa mientras leía la noticia en este periódico.

Libros y contextos

De aldea en aldea...
7/9/11
José Ángel de Miguel
976
0

Todos los años, por estas fechas, se presenta el mismo problema, la cuesta de septiembre se empina hasta cotas insospechadas. Si de “normal” la coyuntura social es asfixiante, pobres de todos aquellos que tengan algún escolar que mantener. Entre libros, material escolar y vestuario vario, muchos tendrán que hipotecarse para gracia y beneficio de los mercados y en particular de las entidades de crédito. Me comentaba un padre, compañero de colegio, verdaderamente apesadumbrado, los juegos de artificio que tenía que ejecutar para hacer frente al coste de los libros, broma que se elevaba a más de 600 euros al tener tres churumbeles. Esto trabajando, no quiero pensar en que situación se ven aquellos que están abocados a sobrevivir con el subsidio o las rentas de inserción. Muchos y muchas pensarán que hay ayudas y becas para sufragar estos gastos. Cosa cierta. ¿ Pero, cuándo llegan? El caso es, como dice nuestra Carta Magna, por cierto que se va a reformar para establecer límites al gasto público, que la educación es un derecho fundamental gratuito hasta el momento en el que deja de ser obligatoria. La gratuidad no sólo debe aplicarse a las infraestructuras y al profesorado, si no también debe ampliarse al material, a la chicha del asunto. De hecho hay formulas en otras comunidades autónomas que avalan la tesis de los libros gratuitos, de lo contrario, un derecho fundamental se aplica de manera desigual dependiendo del lugar donde se estudie, constituyendo, por tanto una discriminación difícil de sostener, y más en estos tiempos. Luego, ahondando más en el tema, hay que decir que no todos los libros valen lo mismo. De un colegio a otro, dependiendo de las editoriales, puede haber una diferencia de hasta 80 o 100 euros por curso. Yo , como mal menor, haría como los medicamentos, libros genéricos, a un coste fijo.

Oler a pueblo

De aldea en aldea...
5/9/11
José Ángel de Miguel
1.171
0

Hoy damos cerrojazo a Agosto, un mes en el que de manera particular Soria huele a pueblo, y oler a pueblo son muchas cosas. Olores que poco a poco se van perdiendo y confundiendo con las esencias de la globalización urbanita. Oler a pueblo es oler a macetas regadas que cuelgan de balconadas que provisionalmente esbozan una sonrisa que poco a poco se va difuminando a medida que va llegando la otoñada; oler a pueblo es oler a tormenta y a tierra fuerte y gorda que cada vez menos proporciona el pan de cada día; oler a pueblo es oler a donjuanes de bar que ven como han perdido el tren de su doña Inés; oler a pueblo es oler a copita de vino peleón de luchas perdidas y ninguneadas; hoy, en Soria, oler a pueblo es oler a chanclas y arrugas en la frente, y de fiestas que conservan tradiciones descontextualizadas por sus anacronismos que se han convertido en espectáculos gratuitos.