15 de octubre

De aldea en aldea...
19/10/11
Jose de Miguel Pérez
1.246
0

¡ Estos políticos, no nos representan! ; ¡Le llaman democracia, y no lo es!  son algunas de las consignas, que a modo de   himno,  se corearon en el particular vía crucis que se desarrolló por las calles céntricas de Soria con motivo del  15 de Octubre, día, que además de festejar a Santa Teresa, la mística, millares de indignados de todo el mundo, señalaron en el calendario como punto de partida para reivindicar un nuevo modelo de sociedad más justo y por ende,  más equitativo. La mañana  de este sábado de octubre averaniegado  acompañó, en cuanto a lo meteorológico, a una comitiva integrada por gentes de todas las clases y edades  que  cargaban con la losa de la resignación a las espaldas y  con el derecho fundamental de la pataleta ejercido como establece las reglas del juego, con lirismo político. La procesión acabó, como suele ser habitual, frente a la subdelegación de gobierno, inundando la calle Alfonso VIII de gentes, al igual que antaño, por estas mismas fechas, los rebaños de ovejas tomaban carretera y manta en busca de los pastos de la invernada. No les quedaba otro remedio.

Que el populacho se está moviendo no cabe la menor duda, lo que no tengo claro es la eficacia de estos movimientos y la forma de los mismos; sin cuestionar en absoluto la legitimidad y la necesidad de los mismos. Tengo la sensación, tal como están las cosas, que todos estos acontecimientos son humos de hogueras que no llegan a prender por las coyunturas del poder omnímodo que tiende, como la historia se ha hartado de reflejar, a enquistarse de una forma cómoda en todos los modelos sociales. Dentro de un mes tenemos una oportunidad inmejorable para dar un toque de atención, y por tanto un golpe de efecto, a todos los representantes de sí mismos y de sus intereses, ejerciendo de manera plena la Soberanía Nacional, constatando que ésta reside en el pueblo ( del que emanan todos los poderes) y no en los mercados, bancos, o la madre que parió a Wall Street. Así, si es cierto que estamos dispuestos a ejercer otra democracia, tendremos que concienciarnos y asumir la responsabilidad que lleva implícito el asunto, de lo contrario seguiremos haciendo juegos florales con las consignas y potenciando un lirismo político de corte postmodernista, que tanto gusta al poder apoltronado, al servirle de guión para sus campañas electorales. Si realmente la gente está indignada ahora es el momento de tirar para adelante e ir forjando un Lobby popular con un peso específico importante en la política actual; y si no, seguiremos como siempre, emulando los rebaños de ovejas que bajaban por la calle el ferial camino de la trashumancia en busca de nuevos y frescos pastos.

Comentarios