Volvemos a empezar.

De aldea en aldea...
3/7/13
José Ángel de Miguel Pérez
1.665
0

La fiesta terminó. Pancartas que se descuelgan, farolillos mojados, sombreros abandonados, orines arrinconados , restos de vasos y botellas con el sobrante del líquido embriagador. Es Martes a Escuela. Bien pudiera ser que este cuento no tuviera final. De hecho, en general, las cosas nunca acaban del todo y salir como se habían imaginado, por eso queda el consuelo y la ilusión de saber que al año que viene este desbarajuste de la sanjuanada se va a repetir; como con el genio de la lámpara, el bullicio aparecerá con los primeros sones de la trompetería en la tarde del pregón, esfumándose, tal como vino, en la tarde noche del lunes de bailas con más pena que gloria. Ahora, con la tramoya desmontada, tan sólo queda apoquinar, entre todos los vecinos el coste de este cuadro de tendencia surrealista que año tras año nos empeñamos en pintarlo según los cánones de la tradición olvidada.

Es momento de balances absurdos y políticamente correctos que no nos llevan  a ninguna parte ya que la venda de la ignorancia y la soberbia no deja ver las tropelías que se han cometido. Como en botica, de todo, unos habrán cumplido con creces y otros no habrán llegado a la altura del betún. Por lo demás como siempre, toros sueltos tras el hermoso desastre de La Saca; la carnavalada del Viernes, cada vez con menor peso específico del toro; un Sábado Agés  que se mantiene en esencia y fortalecido, a pesar de la “ convención” de despedidas de soltero y soltera que se “organizan” para este día;  las Calderas del Domingo convertidas en un espectáculo de luces y colores, con autoridad incluida desubicada por la dieta; y las Bailas pasadas por el agua del padre Duero, testigo de promesas incumplidas basadas en amores eternos de un solo día. Este año, además, como en los últimos, también hemos tenido futbol, y habrá que ir pensando meterlo en el programa de fiestas en dura competencia con las verbenas sanjuaneras. Ayer, Martes a Escuela, ya es historia, volvemos a empezar.

Comentarios